DESPARAMPAMPÍNGULIS.


gato-asombrado

Una palabra sonora en realidad que para mí siempre estuvo asociada a lo grande. “¡Es el desparampampíngulis…! quería decir algo como el “no va más”. Definitivamente inventada, puedo tratar de seguir su huella hasta mi adolescencia y quizá la escuché de alguno de los amigos; de pronto, si alguno de ellos lee este post, la recuerda…

 

Debería, estoy seguro, escribirla entre admiraciones, pero su contundencia me parece que las hace obvias. Tal vez la puedo imaginar entre signos de interrogación al preguntar por ella.

 

Podrá parecer ocioso el ejercicio, pero me gusta jugar con las palabras y no es la primera vez que en este blog me ocupo de ellas; sobre todo de las raras, de las que no se usan, de aquellas a veces olvidadas o arcaicas.

 

No soy, ni mucho menos, un especialista, pero sí me gusta jugar con las palabras; buscar significados y a veces para ello, hacer una especie de arqueología, porque me siento muy feliz, como debe sentirse el arqueólogo cuando encuentra una pieza a la que le quita la tierra que la cubre y la encuentra en principio, hermosa.

 

Las palabras para mí son esas pequeñas maravillas que le dan nombre a todo y brillan siempre con luz propia.

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

18 comentarios sobre “DESPARAMPAMPÍNGULIS.”

  1. Muy buena reflexión. Personalmente me ha hecho recordar las palabras que usábamos mis amigos hace ya años atrás. Palabras llenas de significado como por ejemplo “alucina vecina”, “¿digamelon?”, “nanai de la China”, “dabuten”… entre otras tantas expresiones que rebocan alegría, recuerdos llenos de sentimientos y hechos ya pertenecientes a unos años donde los jóvenes pasábamos las horas hablando frente a frente. En definitiva, expresiones que evocan años de buenos recuerdos que todos sabemos que se han quedado en eso, recuerdos del pasado que nos hacen sentir bien al recordarlos.

      1. Aller escuché a una señora que dijo “ella se pone mandre…”, y le pregunté: ¿Timida?, entonces corrigió, explicando que es algo parecido a no tener habilidades funcionales para tomar decisiones…

      2. Chocho… más bien depende del contexto, digo !Chocho! si estoy admirando algo. Para decir senil se dice !viejo chocho! puede ser presumido, si estás bien vestido o elegante. Tiene diferentes connotaciones. No creo que seas viejo chocho, ni presumido, pero si sos un gran gruñón.😦

  2. Buen post Manolo. Un día me regalaron un libro que seguro lo tienes o has oído de él: Peruanismos (de Marta Hildebrandt), ella hace como tú, arqueología de las palabras. Por ejemplo FLORIPONDIO (una flor) y ella explica los detalles y los países que la usan. Pero ahora (y esto es es una conclusión mía) es usado como sinónimo “floro”, una jerga de palabreo. El habla evoluciona (o involuciona, o se transforma, en el mejor de los casos).

    1. Eduardo: La realidad es que Martha H. es una arqueóloga profesional y yo soy solamente un “desenterrador aficionado” en cuestión de palabras.
      El idioma evoluciona, es verdad y hay que seguirlo, pero sin perder de vista las antigüedades…🙂 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s