TEMBLOR.


terremoto

La tierra tembló como nunca había temblado y en el pueblo prácticamente nada resistió en pie al terrible movimiento. Lo poco que se mantuvo cayó al suelo con las réplicas que vinieron pocos minutos después, aumentando polvo al polvo que flotaba en el aire.

 

Regresó corriendo desde la chacra donde trabajaba y en principio no se orientó, porque todo eran adobes rotos y maderas entreveradas. Dos gallinas asustadas la vieron caminar entre los restos y nerviosas picotearon la tierra.

 

Lo que oyó en la misa del  domingo se había cumplido, porque Dios, en su ira, había sacudido la alfombra de alfalfares y sembríos. Ella, que vivía con el padre, creyó como nunca y supo que La Maldición era verdad.