LAS BESTIAS SIGUEN SUELTAS.


LA BESTIA.

Tienen nombres y apellidos o se esconden en la oscuridad y el desconocimiento de sus salvajes actos. Se sienten, se saben y son impunes.

Merodean para tacar a sus víctimas y luego huyen para merodear en otros lugares y conseguir víctimas nuevas que sigan alimentando su sed de sangre.

Cuando los atrapan, dicen estar enfermos, haber actuado “bajo los efectos del alcohol”, haber reaccionado “solo con una cachetada” o desconocer qué les había pasado.

Pegaron, acuchillaron, quemaron, desfiguraron, arrojaron ácido al rostro o masacraron a mujeres cuya falta fue no querer volver a entablar una relación que era tóxica, echarle “mucho ají a la comida”, servirla no lo suficientemente caliente, muy caliente o no del gusto de la bestia.

Son agredidas delante de sus aterrados hijos pequeños y cuando tratan de denunciar, en las comisarías hay policías que no les reciben la manifestación o tratan de convencerlas que no presenten denuncia “porque le van a arruinar la vida a él”, las ignoran o les dicen que “arreglen su líos de pareja”.

Si interviene la fiscalía, muchas veces se efectúa una deficiente argumentación y en el poder judicial, las lesiones físicas son consideradas “menores” “no se encuentra méritos”, las pruebas son desestimadas y finalmente a la bestia, si llega a ser juzgada, se le aplica “prisión suspendida” o se le da la libertad plena.

 

Las bestias están libres porque quienes tendrían que colaborar para que estén de por vida en la cárcel, reciben sobornos, miran para otro lado, tienen un falso “espíritu de cuerpo” o son de una incompetencia delictuosa.

 

Alguna vez dije y me reafirmo, que la solución no es matar a las bestias sino encarcelarlas de por vida para que sean cadáveres vivientes.

¡Que no haya ni una víctima más!

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

4 comentarios sobre “LAS BESTIAS SIGUEN SUELTAS.”

  1. Hoy, después de tantas injusticias, la indignación ha llevado a las mujeres a defender su integridad y su independencia en la marcha “Ni una menos”. La toma de conciencia en la población es positiva y motivada por algunos medios de comunicación. Pero también es aprovechada por algunos oportunistas que aparecen ante cámaras cosméticamente golpeados, aparentado y escandalizando una situación que quizás nunca vivieron. Que una buena causa no se convierta en una situación rentable.

  2. Escribí dos relatos sobre la violencia doméstica.
    Siguieron las víctimas, y las hay tan niñas!
    Siento tanta rebeldía, que creo que voy a ir a la próxima manifestación de las mujeres de negro, porque Manolo todavía creo en las justicia…CREO…Creo..creo..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s