POKÉMON GO


POKEMON GO

Ha llegado a Lima lo que parece ser una fiebre, una enfermedad que se esparce con velocidad por casi todo el mundo.

De pronto, cientos de ciudadanos de diferentes edades, especialmente jóvenes, caminan abstraídos mirando sus teléfonos celulares, por calles, plazas, parques  y locales comerciales: van a la caza de Pokémones, esos bichitos virtuales (o sea que no existen en la realidad) que se “esconden” en diferentes lugares de la ciudad.

Es un juego que permite conocer lugares y caminar al aire libre, además de divertirse, dirán. Lo que a todas luces pasa es que los “cazadores”, embobados por el juego, pueden ser víctimas de accidentes “por no fijarse”, o del robo de sus teléfonos porque van distraídos y mostrándolos en público; un vehículo los puede atropellar y los “nuevos lugares por conocer” se suelen reducir a las pistas que obtienen para encontrar uno o más Pokémones allí.  ¿Conocer lugares? ¡La concentración que requiere el juego no creo que lo permita…!

No se trata de ver únicamente el lado malo de algo, pero tengo la impresión que puede ser peligroso y si ya los teléfonos celulares suelen ser fuente de accidentes, esta aplicación potencia esa peligrosidad, además de embobar aún más al usuario de un teléfono celular.

Sé que es una tendencia mundial, pero no por ello deja de tener cuestionamientos y será que soy antiguo o que mi espíritu de safari es nulo. Por lo menos yo no Go, Pokémon.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

6 comentarios sobre “POKÉMON GO”

  1. Como dice la letra de una canción “Malos tiempos para la lírica”, lo virtual (o sea que no existe en la realidad) oscurece lo real. Como dices, es una fiebre mundial, una pandemia.

  2. Ayer en el almuerzo, uno de los pequeños decía ” la abuela tiene un pokémon sobre la cabeza” Así que te escribo con ése peso terrible encima.
    Cómo dijiste hace poco en uno de tus escritos, estoy a punto de perderla…( la cabeza) para lo que me sirve en éstos y virtuales tiempos.!

    1. Tenía un profesor en el colegio que decía siempre: “¿Por qué dirá la Biblia que el número de tontos es infinito…?” A veces parece que fuera cercanamente cierto… 🙂 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s