NN


ojos-de-hombre-300x148

Creyó que era suficiente.

Un día supo que debía detenerlo y se decidió, a pesar de la opinión contraria de la mayoría que alababa cada victoria suya.

No quiso ser más el ejemplo glorioso ni el referente que las publicaciones mencionaban. Quería dejar de ser el símbolo del éxito y poder pasar desapercibido un sábado cualquiera en el supermercado. Estaba cansado de sonreír para fotografías y que no pudiera hacer cola para comprar entradas e ir a un estreno cinematográfico. Se fue lejos, a un pueblo pequeño, perdido entre los cerros donde ni electricidad había, para tratar de encontrarse con ese muchacho que había sido.

Mucho tiempo después empezó a extrañar que lo reconocieran.

Luego extrañó los aplausos y decidió regresar.

Lo que no imaginaba era que lo habían olvidado y que no soportaría el anonimato. Se convirtió en una anécdota más de la columna de inactuales.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s