DESPELOTE


 

caos

Todo era un berenjenal, aunque entonces los berenjenales no pensaban existir, ni tampoco las berenjenas; gases (que luego se presumirían tóxicos), fuego líquido (mucho más líquido que su símil lava), piedras incandescentes que volaban ingrávidas (porque la gravedad no aparecía todavía); todo era lo que ahora llamaríamos un despelote; desordenado, movido por azares que parecían no tener dirección alguna (como todo azar) y digo parecían, porque al final da la impresión que los azares se convirtieron en certezas y se fue dando forma al berenjenal que se ordenó poco a poco.

Y aquí estamos, cosechando del berenjenal; pero parece que proclives a armar otro despelote. Bueno, de ahí venimos y resulta cierto que la cabra tira para el monte.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

10 comentarios en “DESPELOTE”

  1. me gusta ,esa parte en donde dice no había gravedad ,pero porque el no haber gravedad en determinado momento . tiene que mirarse como los físicos y no con el sentido poético y literario que le das mi maestro…gracias

    1. Es que la gravedad física (atracción entre los cuerpos), de pronto aún no existía en los inicios; yo no estaba ahí… :); y si no había gravedad, era, creo, un grave despelote. 🙂 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s