SIN PODERLO CREER


 

MÁQUINA CASINO

Era de noche y sin embargo llovía, lo que era una novedad en una Lima en la que el cielo lo único que enviaba era una garúa tenue aunque persistente.

La lluvia hacía buscar refugio a las personas y no había taxis, los micros pasaban espaciados y repletos, salpicando veredas.

Se guareció en un casino; una sala de juegos con máquinas que emitían luces de colores y uno que otro pitido. Miró a su alrededor y vio a gente absorta, ajena por completo a la lluvia de afuera, dedicada a apretar botones y proferir alguna exclamación cuando la máquina en que estaban jugando “no daba”, o como comentó alguien por ahí cerca, “estaba dura”. Azafatas en impecables uniformes servían bebidas y snacks a los jugadores que no despegaban sus ojos de la máquina que tenían delante.

Al fondo del salón había una que no tenía ocupante y decidió que mientras llovía, él jugaría algo. Decidió cambiar 40 soles por fichas y lo atendieron de inmediato. Se ubicó, le trajeron de tomar, unos bocaditos y comenzó a jugar.

Pasó el tiempo y los cuarenta soles se esfumaban, mientras la máquina se tragaba las fichas. Decidió acabar y salir aunque siguiera lloviendo. De pronto, la máquina sonó estruendosa y una cascada de fichas empezó a caer. De inmediato se acercaron con una canastita que se llenó. Lo miraban todos y él no podía creerlo: ¡había ganado! Fue, acompañado por alguien a cambiar las fichas a la caja del casino, por dinero. Lo felicitaron y contaron los círculos de metal: equivalían a diez mil soles. Sonrió y le dio cien soles a la empleada que lo había acompañado. Guardó el dinero.

Salió como entre nubes y de pronto comprobó que ya no llovía. En la puerta misma había un taxi, pero desconfió y caminó media cuadra hasta dar vuelta a la esquina, justo cuando otro venía; le hizo señas, subió y  pidió una carrera a la calle donde quedaba su casa, como a media hora del casino. Aceptó el precio, pensando que tenía plata y se perdió entre ensoñaciones imaginando lo que haría con el dinero…

Se dio cuenta que estaban en una calle que no conocía, cuando el carro se detuvo y el taxista le apuntó con lo que parecía ser una pistola: “¡Dame la plata, carajo!”, escuchó. Sin poderlo creer, metió la mano al bolsillo del saco y le alcanzó, mostrándolo, el sobre blanco en que habían metido los billetes.

El taxista le dijo: “¡Bájate aquí!

Abrió la puerta, bajó y no pudo creer cuando el taxista, que le pareció sonreír, le apuntó desde la ventana del auto; lo último que escuchó fue el ruido de un tiro y sintió que algo le entraba al pecho. No escuchó más: ni los otros dos tiros, ni sintió nada. Tampoco pudo escuchar el motor del taxi que se iba.

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

8 comentarios sobre “SIN PODERLO CREER”

      1. Como le dije una vez a un alumno que me pedía le deseara suerte en un examen: “No”. (Me miró sorprendido) No Te deseo suerte, porque eso es azar. Te deseo éxito, porque es lo que tú mismo consigues”.

  1. Manolo, primo esto es un cuento trágico, estaba todo tan bonito, para que al final todos los sueños y la vida se esfumara. Particularmente, no me gustan los casinos ni las máquinas me producen migraña, de sólo pensar que estoy perdiendo dinero, pues las pocas veces que he ido los tragamonedas, hicieron eso tragarse mi dinerito, asi que para mi no son diversión sino martirio. A otros con ese cuento que se gana, porque más es lo que pierden que lo que ganan!!!

    1. La vida suele tener sus altas y sus bajas. A veces, como en la narración lo que parece ir bien, se daña. A mí tampoco me gustan los casinos, porque el azar nunca me atrajo. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s