LA PROPINA


MONEDAS

Tomábamos café los sábados en un establecimiento de la calle Miguel Dasso en San Isidro, “inaugurando” entonces los que ahora son los desayunos de los primeros sábados de mes en que la promoción del colegio se reúne.

Empezamos un par, fuimos tres y la reunión creció, mudándose a otro establecimiento, también en San Isidro…

Pero la historia se remonta a los días de ese comienzo de tertulia amical y cafetera. Al terminar la reunión, siempre había uno que recogía las “cuotas” de todos (a veces no éramos sino tres) y pagaba con un billete, digamos, de 100 soles. El mozo que nos atendía siempre (lo recordaré toda la vida) era amable y de ojos claros. Traía la cuenta, recibía el pago y regresaba con la cuenta cancelada y el vuelto en billetes chicos y monedas. Generalmente de propina, le dejábamos las monedas, que él agradecía; nadie se preocupaba por llevarse el papel de la cuenta…

Hasta que un día Lucho nos dice que había descubierto que el mozo tenía una estrategia para aumentar su propina: “Miren lo que hago cuando traiga el vuelto” nos dijo. En efecto, se pagó con un billete de 100 soles y cuando regresó el mozo con el cambio, Lucho retiró los billetes pequeños y las monedas que estaban sobre la cuenta, el papel de la cuenta y… ¡debajo había un par de monedas de dos soles! Era como si se hubiesen “caído” del vuelto y estuviesen allí.

No recuerdo bien si Lucho se lo dijo al mozo, pero sí que fue notorio que se llevó el papel de la cuenta y si no me equivoco, esa vez, no dejamos propina.

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

18 comentarios sobre “LA PROPINA”

    1. Creo que es así; un buen trabajo merece reconocimiento y este se traduce a veces en una propina; ese “plus” que está significando satisfacción. Una cosa es la adición por el servicio, que suele figurar en una cuenta de restaurante, y otra muy distinta esa especie de felicitación monetaria y voluntaria. Digamos que la propina es un modo material de agradecer. 🙂

      1. Estoy de acuerdo, la propina cuando es voluntaria tiene un doble valor, el monetario en si y el agradecimiento que lleva. Eso hace que el servicio se convierta en una relación humana, ya no está cargado de lo frío que son el intercambio de valores materiales.

      2. Alguna vez escribí sobre lo que pienso de la diferencia que hay entre valor y precio. Desgraciadamente se confunden y creo que los valores no tienen precio. 🙂

      3. Leo sobre los valores, un psicotereapeuta judío, que estuvo en los campos de concentración dice que los valores son importante en la busca de sentido. En tanto el precio es algo de la economía…

      4. Eso piensan todos los intelectuales y profesionales, pero si te fijas algunos animales tienen valores, solo observándolos detenidamente y conviviendo con ellos te das cuentas que unos son diferentes de otros, todo depende como les enseñes.

      5. Si el altruismo es hacer algo por nada, me parece que los animales suelen (ojo con la palabra “suelen”) actuar por recompensas y no creo que sean recompensas espirituales en tales casos… 🙂

      6. Es un hecho, hay diferencia… sigo leyendo y estoy en una parte sobre el altruismo que no es tan espiritual, sino inducido… la gente no para de experimentar con todo, es una nueva serie de las especies..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s