DESPIDIENDO AL VERANO


PLAYA

Era aburrido.

Algunas moscas después de volar un poco delataban su presencia dándose encontronazos con los vidrios.

La mente de los veinticinco alumnos volaba lejos, hacia el verano que acababa de terminar, las vacaciones y la playa.

El run-run de la voz del profesor adormecía la tarde, porque una clase a las tres p.m. era invitación a soñar y dormir.

Sabían que no pasaba nada y que ninguna emoción los sacaría de esa modorra en cierto modo cómoda, salvo que la clase no era el mejor lugar, porque aunque alguno se pusiera con los brazos cruzados y la cabeza entre ellos sobre la superficie para escribir de la carpeta, no era como estar indolentemente echado en la cama…

Era aburrido y faltaba mucho para la salida, sin ninguna esperanza de cambio. Era injusto estar en el colegio cuando el verano recién se despedía y algún calor quedaba para cocinar en la memoria la diversión vivida.

Injusto y aburrido: dos condiciones que siempre se asociaban al colegio y ninguno imaginaba lo que sucedería.

Tocaría vivir.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

6 comentarios sobre “DESPIDIENDO AL VERANO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s