EL INCRÉDULO


INCRÉDULO

No creía en nada de lo que le decían si no lo comprobaba.

Le decían Tomás o “El mellizo”, como llamaban a de uno de los doce apóstoles.

Ver para creer” era su frase preferida, su consigna casi.

Nunca creyó lo que le trataron de enseñarle en las clases de religión en el colegio y con el tiempo se hizo ateo.

No creyó cuando le dijeron que tuviese cuidado antes de que bajara al fondo del pozo donde al parecer había un atoro, porque posiblemente había gases tóxicos peligrosos.

Se secó el sudor de la cara porque hacía calor, hizo un gesto de desdén y bajó.

Al rato lo subieron, pero era tarde, porque cuando llegó al hospital estaba muerto.

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

2 comentarios en “EL INCRÉDULO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s