EL CLANDESTINO


SOMBRA

 Siempre vivió a salto de mata, nunca tuvo un domicilio fijo ni fundó una familia. Las sombras según él lo protegían y se deslizó siempre, pegado e invisible, por las paredes de la vida.

No había nada que lo identificara, salvo pasar desapercibido y por eso, cuando lo ingresaron a la morgue, después del accidente, fue como NN y terminó siendo enterrado en la fosa común.

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

8 comentarios en “EL CLANDESTINO”

  1. No importa donde te entierren. Ya dije a mis hijos que fuera del cementerio es mejor.

  2. De alguna forma hay que terminar. Yo quisiera terminar como una melodía en do MENOR, DESPUÉS DE UN FA SOSTENIDO.

  3. Aquí, si no te reclaman, pasas primero a los piletones de la Universidad de Medicina. Claro está que no dejas de ser NN.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s