A VECES


LUZ

A veces uno tiene ganas de dejarlo todo como está.

A veces uno no se siente con las fuerzas suficientes para seguir.

A veces parece que todo alrededor estuviera erizado de púas.

A veces se piensa que por qué.

A veces hasta el pensar cuesta.

A veces no se ve la salida.

A veces, lo que pasa es que la luz al final del túnel, está detrás de una curva y de pronto te ciega. A veces.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

20 comentarios sobre “A VECES”

      1. El que no se arriesga, no cruza el mar… (claro, siempre hay la posibilidad de ahogarse). Todo lo sitivo tiene su negativo y viceversa. 🙂

      2. No. Frase hecha, pero sí trato siempre de cruzar “mi” mar. Después de 4 infartos al corazón y tres al cerebro, sigo “nadando” 🙂

      3. Tengo. El primer infarto al corazón me dio a los 37 años (hoy tengo 69) y el último hace 5 años. Soy hipertenso y mi corazón está “muerto en un 30%. De los infartos cerebrales, el primero me dejó totalmente ciego durante cuatro meses /fué por el 2004 más o menos): Volví a ver, pero con visión de túnel y dificultades. El tercer infarto cerebral me produjo hemiplejia del lado derecho, me disminuyó la vista; lo primero (la hemiplejia) fue poco a poco recobrándose durante tres meses a base de ejercicios (¡Y paciencia!). Me desplazo poco, tengo una cierta dificultad para mover la pierna derecha y no tengo mayor sensibilidad en las yemas de los dedos de las manos; del lado izquierdo de la cara (aunque no se note) en la boca tengo la misma sensación permanente de adormecimiento como cuando el dentista pone una inyección de anestésico. Además, tengo que cuidar la pronunciación y hablar sin atropellarme, para que me entiendan bien. Bueno, como dicen, “es lo que hay”; pero estoy vivo y mi cerebro parece funcionar. Lo maravilloso fue que las neuronas de la visión (en una tomografía cerebral que me hicieron) habían muerto todas, porque mi zona occipital salía negra (eso me dijeron); otras aprendieron a ver y aquí estoy, pero como digo: “las nuevas neuronas n son especializadas y son…¡peruanas!, o sea que veo, pero bastante mal”. 🙂

      4. Soy una persona nada más. Mi historia (que nunca soñé tener) es una de tantas. Tal vez lo que me impulsó fue precisamente el no tener dinero y tratar por todos los medios de salir adelante en lo posible. Para más abundamiento: vendí la casa que era propia para poder pagar gastos médicos y desde entonces vivimos (mi esposa y yo) en departamento alquilado…. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s