TODO EL MUNDO


Multitud

 Nuestro “todo el mundo” por lo general se reduce a un número pequeño de personas; solemos generalizar y creer que muchísimos, “todos”, lo dicen o lo afirman.

Sin embargo nuestros alrededores generalmente son escasos y para reafirmarnos usamos el “todos”.

Tal vez sería mejor asumir el asunto y no apoyarnos en los demás, que lo más probable es que existan solamente en nuestra imaginación.

Lo siento, pero las multitudes no tienen razón y actúan como manada.