A VER


 

ANTIFAZ

Estuve totalmente ciego durante casi cuatro meses.

Volví a ver poco a poco; luces y sombras primero y adivinar contornos. Ni pensar en leer, pero intentarlo, para frustrarme de inmediato. Los colores, un poco desvaídos regresaron.

“Visión de túnel”, miope y sensible. Como un velo entre yo y lo que me rodea, difuminándolo.

Ahora, años después, me he acostumbrado, porque supongo que a todo se acostumbra uno. Tal vez, como pensé entonces, debería aprender el sistema Braille; por si lo necesito más tarde o más temprano.