ESPERPENTO


 

ESPERPENTO

Desde que nació, débil, pequeño y feo, le dijeron Esperpento.

Creció, aunque no mucho, con ese mote a cuestas. Era más bien flaco y se puso más feo; Esperpento solo atraía la atención, provocando rechazo. Buscó el significado de su apodo y encontró que se llamaba así a una persona o cosa que era fea o ridícula. Vivió una vida esperpéntica y murió esperpénticamente: borracho, se creyó Superman, que volaría y se tiró al vacío.