ARREGLANDO EL OÍDO


CAJA DISCO INFANTIL CASCANUECES.

 

Hace unos días, acomodando una caja, descubrí entre un montón de discos de vinilo, una cajita con tres de 45 rpm, que de inmediato me llevó a esa infancia feliz, en la que mi madre, que amaba la música, se enteró por mí mismo, que me habían peitadido que no cantara el himno nacional en las ceremonias colegiales, porque aunque lo hacía con vos muy fuerte, era tan desorejado que desafinaba a todo el grupo. Es decir que moviera la boca, pero en silencio, que hiciera como si cantara. Estoy seguro que esto la motivó a tratar de educar un rebelde oído musical, cosa que no sé si logró, porque cantar y tocar instrumentos nunca fue lo mío. De pronto me enseñó a escuchar y creo que musicalizó mi oído, aunque mi afinación expresiva siga siendo un desastre hasta hoy, 64 años después.

“El Cascanueces” en una versión de Spike Jones*, fue para mí una verdadera iniciación, pues la música clásica podía ser divertida y recordar a los dibujos animados de Tom & Jerry que a veces pasaban en las matinales del cine Paramount en Barranco…

Por supuesto que mi nulo inglés me impedía saber qué eran “The Nutcracker Suite” o “For the kiddies” o aún “With apologies to Tchaikovsky”.

Miro ahora los discos grabados por ambos lados y sus etiquetas azules  con letras plateadas que dicen “RCA Victor” y que tienen la imagen del perrito frente al gramófono y me invaden nostalgias musicales saltarinas y gratas. Tal vez estén ya en un estado que impida escuchar bien, pero la memoria recreará siempre los sonidos, que asocié una vez a los dibujos animados y que lograron que aunque nunca pudiera emitirlos y producirlos bien con la voz o algún instrumento, aprendiera a escuchar y a disfrutar, compartiendo esos momentos mágicos de los que ya conté otra vez, en que me sentaba a los pies de María Antonieta y escuchábamos juntos música de Beethoven, de Chopin o de Schumann…

Tengo aquí conmigo lo que fue mi verdadera iniciación a la música, parte tan importante de mi vida.

 

 

*Spike Jones: Músico norteamericano y líder de una famosa banda musical que nació en 1910 y falleció en 1965. Se especializó en crear arreglos satíricos de canciones populares y de obras clásicas, que recibían el tratamiento de Jones puntuado por disparos de pistola, cencerros, silbatos y vocalizaciones extrañas.

 

 

 

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

4 comentarios sobre “ARREGLANDO EL OÍDO”

    1. Es música si a TÍ te gusta (te produce una emoción estética). El gusto musical no creo que signifique otra cosa que eso: gusto; y si uno se siente bien, OK.Si otros no comparten tu gusto, piensa que hay personas a las que no les gusta leer a Balzac o a Mario Vargas Llosa… No por eso son “malos”. 🙂 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s