ONICOFAGIA


morderselasuñas

 Se comía las uñas.

Al comienzo lo hacía porque era una manera de aplacar los nervios que le daba conocer gente nueva. Después, cualquier situación extraña provocaba que las mordiera. Luego se convirtió en un hábito; sin importarle nada  atacaba con los dientes las puntas romas y deformes de sus dedos.

Para curarla le dijeron a su madre que le pusiera guantes.

Ella hubiera preferido no tener uñas. O madre.