CONDENADO A LA VIDA


soga

 El árbol daba una sombra escuálida y en ella, sobre el suelo de tierra se acurrucaba, casi pegado al tronco, el niño. Estaba desnudo salvo por un pantaloncito corto que alguna vez fue rojo. Una soga, amarrada a su cintura, lo aseguraba al árbol  y frente a él un plato con restos secos de comida y una lata casi vacía que contenía agua atraían a las moscas que zumbaban ociosas.

El niño dormitaba; era el bobo del pueblo y no sabía hablar. Su padre estaba por las chacras y su madre vendía en el mercado; la soga era el cordón umbilical que lo condenaba a vivir.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

6 comentarios sobre “CONDENADO A LA VIDA”

  1. Real. Tuvimos un caso de una niña atada a los pies de la cama, hasta que una vecina sospechó algo porque el perro de ella, se acercaba a la pared lindera y ladraba sin sentido. La denuncia llegó, porque la mujer dijo que sentía llorar….No era cierto, la salvaron el perro, y la osadía de la vecina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s