JUEGOS DE GUERRA


Tercera_Guerra_Mundial-770x480

 No se trata de la película del año 1983, sino que el título de este post no creo que pudiera ser otro.

Desde mi ventana, escucho a los niños jugar en los jardines del condominio y me doy cuenta que prácticamente todo lo que oigo tiene referencias bélicas o de violencia. Las pistolas (imaginarias), los muertos y los equipos que se forman para desafiar a otros y “combatir” con ellos, son de lo más común; hace unos días una niña que buscaba compañeros para jugar a “las chapadas”, terminó llorando y contándole a su madre que nadie quería jugar con ella.

Es cierto que cuando yo era chico jugábamos a los cow Boys, con pistolas “Colt Frontier” de juguete y había muertos, también imaginarios; pero además, como dije en algún otro escrito, “éramos Sandokán y navegábamos desde la baranda de la terraza, en un juego que tenía capítulos” o viajábamos en el submarino del Capitán Nemo o íbamos en viaje al centro de la tierra. Salgari, Verne, London y Rider Haggard eran las fuentes maravillosas de las que bebíamos para llenar nuestras horas infantiles.

No había televisión y el cine del sábado o domingo nos llevaba a un lejano oeste de buenos y malos que sentíamos cercano.

Sí, jugábamos a la guerra, pero eran escaramuzas preñadas de aventura, fruto de las lecturas y de imágenes vistas en el fin de semana…

Ahora, o es que ya estoy viejo, o simplemente siento que éramos más “amables” antes. Hoy la violencia que se despliega en los juegos atruena a través de mi ventana y me pongo a pensar en lo que “consume” el chico de hoy y como la televisión deformadora y las noticias de la crónica roja son pan de cada día. Están expuestos permanentemente a una violencia que se vive en las calles, en los diarios, en la televisión y en el ambiente. Todo ha ido cambiando y esta violencia cotidiana lo ha invadido todo.

No parece haber juegos sin muerte ni diversión sin armas y los chicos de hoy, cuando sean adultos replicarán sus juegos, pero en grande. Y esto no es un juego, aunque nos estemos jugando la existencia.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

2 comentarios en “JUEGOS DE GUERRA”

  1. Qué exacto lo que dices. No teníamos ejemplos. Los del cine nos eran muy lejanos, y nadie sabía sobre drogas, carecíamos de la inmediatez que da la televisión y la computadora.
    Yo jugaba a los policías y ladrones, eso lo confieso, y lo más grandioso era que uno llegaba a morir varias veces, y caer lentamente, haciendo caras de susto..
    Hasta pronto.

    1. No sé si la violencia no llegaba o no era tan explícita. El avance en los medios de comunicación ha “globalizado” el tema y lo exacerba. El ser humano parece haber preferido siempre lo oscuro; recuerda que es el único animal que mata no por defenderse o comer…
      Nuestras “muertes” (porque se jugaba a ser inmortal) se disolvían a la hora del almuerzo, el lonche o la comida. Necesitábamos alimentarnos por si había que “morir” otra vez… ¡Nos vemos! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s