LEÓN


LeonM

Era de noche, como siempre en su vida y el ciego abrió los ojos automáticamente al sentir el ruido deslizarse quedo en la choza. El dolor lacerante lo hizo gritar. Manoteó y tocó la piel; entonces supo que un león lo sumía en la oscuridad eterna.

Anuncio publicitario