ORO DEL PERÚ


TEJEDA

Gladys Tejeda es un ejemplo. Uno de superación, de constancia, de ñeque. Su fuerza y valentía la hacen excepcional, aunque ella sea sencilla. Una verdadera muestra de que quien quiere puede y no hay nada que se interponga en su camino al éxito.

Bien necesitado está el Perú de muchas Gladys en todos los campos; su triunfo nos alegra y hace que despunte la esperanza. Podemos ser mejores si nos lo proponemos y dejamos de lado la molicie y la comodidad extrema; estamos sedientos de victorias y no nos damos cuenta que para conseguirlas necesitamos eso que Gladys tiene: ganas.

Ganas no de la boca para afuera, sino esas que lo desafían todo para al final ganar. No creo que se necesite decir más… ¡Viva Gladys Tejeda porque vale un Perú!