EL subPERIOR


Se siente un superhombre. Se cree superior a todos y a todo. Es un subhombre en realidad; deleznable y cobarde.

Lo que ha sucedido, no sé si como dice su padre en televisión es algo inexplicablemente propio, un trastorno de personalidad causado por el alcohol y los fármacos que estaría tomando o no es otra cosa que él mismo sin careta. A pesar de explicaciones que tratan de exculpar su conducta, hemos visto a un ser humano convertido en algo tan extraño que no creo que exista un solo nombre que nos dé una definición posible. Hambre de sexo y de violencia a tal extremo de no importarle nadie ni reparar en nada.

Lo he visto en las noticias y me produjo un repeluzno tal que me puse a escribir a modo de expulsar una especie de hiel que me invadía. Este es un acto sanitario que creo necesita quien vea las imágenes.

Escudado en un cargo paterno e influencias presuntas, se permite agredir y golpear a una mujer e insultar a quienes son la autoridad y amenazarlos repetidas veces.

No he sabido si sentir rabia, vergüenza o las dos cosas juntas. Un subhombre como ese no merece ser tendencia en las redes. Lo que en verdad debe obtener para acabar con su ego putrefacto es el olvido que asegura una prisión perpetua.th