EL CHALÁN GALÁN


chalan

(sueño electoral)

Caracolea con su caballo repartiendo sonrisas y haciendo quecos a diestra y siniestra. Galante, se quita el sombrero y lo pone a la altura del pecho, sobre el poncho blanco  de lino, saludando. Allí están los espectadores coloridos y él espera los aplausos mientras la banda de música hace oír una marinera que el caballo, obediente y gracioso, baila.

Cree que ganará en la competencia y se piensa triunfante: la satisfacción se dibuja en su rostro. De pronto hace un mal movimiento y el caballo se asusta, pierde el paso y se rompe el encanto. Trata de recomponer la figura pero nada sucede. Hay un silencio extraño y sabe, en un instante, que ha perdido…

Se despierta cubierto de sudor. ¿Pesadilla o presagio? No lo sabe, pero no va tan seguro como antes.

Y si pierde… ¿qué le dirá al espejo?