LOS MALDITOS IMBÉCILES


OBSERVATORIO

Otra vez, los invasores destruyeron el patrimonio nacional.

Nuevamente, quienes quieren apoderarse de un pedazo de tierra, que no les pertenece en exclusiva y que lotizan sin pudor para venderlo a otros, que tal vez, desavisados, compran para tener un suelo que reclamarán luego como suyo y levantar viviendas.

Y después nos sorprende la falta de peruanidad de los peruanos: nos llama la atención que nunca hayamos podido constituir una nación.

Mientras los malditos imbéciles pululen y sigan ignorando en forma olímpica que hay terrenos que no son de su propiedad solamente, sino una herencia de la cual participamos todos, seguirán los desmanes y nuestra Historia será algo que provoca la admiración de otros.

Es difícil pensar que esa ralea que solo busca el lucro, tenga nuestra misma nacionalidad y es difícil creer que tan siquiera piense en otra cosa que no sea la inmediatez de su delincuencial ganancia.

Hoy es el Reloj Solar de Buenavista, en el valle del río Chillón; el observatorio astronómico más antiguo de América, con cerca de 4,000 años de antigüedad. Mañana venderán lotizado Machu Picchu, Sacsayhuamán o el terreno donde están las Líneas de Nazca.

Los mal nacidos, apedrearon la cápsula  de acrílico de 2 pulgadas de espesor y dañaron la escultura de barro. El lugar arqueológico está protegido por una reja que violaron; la cápsula que destrozaron a pedradas y la conservación del monumento, se lograron gracias a una donación de la National Geographic Society.

El sitio cuenta además con un letrero del Ministerio de Cultura, que indica que la Ley protege el sitio. Los malditos imbéciles no saben leer o no les importa nada lo que el aviso diga.

¿Y el Estado? Bien, gracias.

Nuestro gobierno no solo no protege lo que debe, sino que actúa a posteriori, cuando el daño está hecho. La prevención no parece ser de su incumbencia.

Mientras tanto, los malditos imbéciles continúan lotizando un Perú que es de todos nosotros y vendiéndolo. Y a nadie le interesa.

 

Fuente y foto: Diario “La República”