ARMAGEDÓN


armagedon1

En la playa todo estaba tranquilo y esa tarde el mar, calmo como una taza de agua, deshacía sus olas en la arena; mientras tanto en el cielo las gaviotas, chillando, volaban persiguiéndose en un intento vano por estirar el tiempo y el sol había empezado su labor cotidiana de ocultarse detrás del horizonte.

De pronto se hizo un silencio extraño, raro; no se oía más el murmullo suave de las aguas, los chillidos ni el batir de las alas. El sol se fue poniendo rojo, y todo se hizo oscuro.

El rugido profundo y que crecía fue llenando el espacio y cambiando el silencio por un atronador sonido. Grandes gotas cayeron formaron una pared violenta que unió el cielo y la tierra. Desde la oscuridad, ramalazos brillantes iluminaron por instantes a la ola monstruosa que venía imparable. Tembló y el rugido del mar se confundió en un caos horrísono. La luz fue cegadora, el mar hirvió y desapareció en una nube de vapor;  en un instante todo había terminado mientras en el espacio se apagaba una estrella.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

2 comentarios sobre “ARMAGEDÓN”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s