¿JODER PUTICIAL?


Rat king

Tenía otro nombre.

Antes la gente acudía a él para que resolviera sus problemas y poco a poco resultó que revolvía los problemas de la gente.

El dinero comenzó a llegar “volando” y los billetes aterrizaban como avioncitos de colores, principalmente el verde, en los bolsillos convenientes para torcer dictámenes y cancelar favores.

Todo estaba cubierto, todo estaba tapado; era la ley del fuerte; la fuerza de la trampa.

Se negociaba todo: “propiedad” de terrenos, sentencias favorables, desalojos violentos y conciencias mudables.

La presión ha hecho que esto explote por diferentes sitios. Explosiones pequeñas y grandes explosiones. Hay que apagar incendios porque la casa vieja, un presunto burdel, arde por varias partes.

Las ratas van saliendo a la luz: algunas asustadas y otras muy confiadas porque van disfrazadas de conejos.

El Joder Puticial se está quemando y ojalá que los cuerpos de bomberos no puedan apagarlo para que así desaparezca; los sucios roedores no encuentren madrigueras, se quemen los expedientes truchos y las sentencias bamba.

Cuando el solar se encuentre despejado de escombros podridos y quemados, hay que sentar las bases de un edificio nuevo: que sea moderno, funcional y seguro. Uno que lleve el nombre antiguo, rescatado y brillando. Que ofrezca protección a las personas y asegure que lo que allí se hace, sea visto a través de paredes de vidrio. Porque ese lugar debe ser transparente y no un sucio refugio de alimañas.