NOS INVADEN


INVASIÓN

Están invadiendo sitios arqueológicos. Están invadiendo el pasado de todos los peruanos y lotizando la Historia para levantar casas. Sucede porque el pasado se considera eso: pasado. Días que fueron. Que en realidad no importan mucho como no sea para vender las cosas que los recuerdan. Pasado que se ve como objetos vendibles y terrenos polvorientos adonde construir.

No importa que en esos lugares caminaran nuestros antepasados y estén enterrados muertos que un día fueron príncipes, artesanos, soldados, pescadores, gente corriente.

No importa sino el valor de unos metros de suelo que se codicia porque va a subir de precio conforme se urbaniza.

No tenemos donde vivir”, “nos asiste el ser pobres”, “deben darnos”, “este terreno no es de nadie”. Son las frases que se oyen a quienes despliegan sus esteras y marran banderas peruanas  a las cañas. Es lo que argumentan los que compraron trozos de esperanza a los traficantes que se apoderan de lo que es de todos los peruanos, para lucrar vendiéndolo. No importa que haya cercos, letreros que indiquen que es patrimonio histórico. No importa, “porque si invades (y me compras), eres posesionario y no podrán sacarte…

Y así nuestro pasado va desapareciendo. Encima de la Historia se construye, se duerme, se pelea, se come.

Lo que fueron terrazas y explanadas luminosas, escalones que llevaban al cielo y a los dioses, calles, mercados, adoratorios, plazas, ahora son botín que se toma por la fuerza y matones contratados o con trampas legales.

El Perú es inmenso y hay tierra para todos. Pero hay zonas sagradas que no deben tocarse. Porque de otro modo quedarán en los libros y en los cuentos de viejas: desaparecerán. Y eso, no tiene nada que ver con falta de viviendas. Nada.