¿CÓMO SE ATREVEN?


BOLSA DE DINERO

Se atreven porque piensan que todavía queda un poco de impunidad. Están seguros de ello. El dinero compra las posibilidades más increíbles y acalla posibles reacciones vocingleras.

Álvaro Obregón, el general mexicano, decía que nadie resiste un cañonazo de 50,000 pesos. La frase sigue teniendo una triste vigencia para los que creen que todo es comprable.

Vemos por aquí y por allá las reacciones de esta maldita corrupción en el accionar de “autoridades” que se escudan en el anonimato para seguir perpetrando tropelías, que enumeradas, hacen listas interminables.

Se atreven porque creen que “va a pasar la ola” y que el mar volverá a la calma chicha de siempre donde flota la mierda de la que se alimentan.

Se atreven porque saben que en los más oscuros escondrijos hay “colegas” que, embarrados como ellos, los van a proteger.

Se atreven porque creen que el poder no se acaba; que ni siquiera la sombra de la Justicia los alcanza; que están “asegurados” por ser “indispensables”.

Por eso todavía se atreven y porque todo es lento, paquidérmico, miope, lerdo y confían en ello.

Son difíciles de barrer y se atreven. Hasta que la Verdad los extermine.