LE IMPORTA UN C…


Luis_Castañeda_Lossio-1024x1022

Al alcalde de Lima le vale huevo el desmadre que está armando con sus mentiras, silencios y “obras” que lo pintan de cuerpo entero. Lo pintan de amarillo, por supuesto.

Aquí tenemos la incapacidad por la cual votó una mayoría de limeños. Tienen el coraje desde el municipio de pedir paciencia porque “pronto se verán los resultados”.

Basta escuchar a los ciudadanos por radio y televisión, leer lo que dicen las redes sociales y el comentario de la gente común frente a los desmanes municipales que ocurren diariamente; basta ser un espectador, un turista en esta ciudad acéfala y cada vez más caótica; basta una miradita para darse cuenta de lío en el que estamos metidos todos en Lima y lo que nos espera.

Tal vez habría que ser más positivo y encontrar algo bueno en este desastre. Tal vez habría que ver las cosas de distinta manera, pero creo que lo que está haciendo Castañeda solo deja una vía: pensar que su pequeña venganza personal está afectando a todos. Se equivocó y se está vengando de Lima. Está bien que no sea limeño, pero Chiclayo, que es la capital de la amistad, no produce enemigos vengativos; como este alcalde, por ejemplo.