POR ENDE


LOCUTOR

También puede decirse “por tanto” y sin embargo algunas reporteras y locutores de televisión lo usan repetidamente al dar en cámara las noticias. Es una muletilla bastante común y que revela no solo pobreza de lenguaje (inadmisible en ellos) sino pobreza de recursos.

Me parece inadmisible que quienes hacen de la comunicación una profesión, no se preocupen de poseer un lenguaje adecuado; que no cuenten con esta herramienta indispensable. Parece que el idioma fuera la última rueda del coche y no tuviera la importancia que tiene para que nos entendamos correctamente.

Cambiar de noticiero no asegura nada, sobre todo a ciertas horas, en las que parece que los locutores primerizos “entrenan”. No creo que el público se merezca esto, ya que finalmente un producto mal acabado (porque eso es lo que es) nunca debería ver la luz.

No estoy en contra de los locutores jóvenes, pero sí de aquellos que creen serlo (locutores, digo), fungen como tales y se les permite hacerlo.

Por ende, es mejor que los canales busquen verdaderos profesionales, paguen un poco más y no anden dando gato por liebre.