BADULAQUE


BADULAQUE

Hay palabras que tienen una especie de magia. Lo llevan a uno de viaje por regiones que alguna vez vio y hacen escuchar las voces que se perdieron en los vericuetos del tiempo.

Una de estas palabras, para mí, es badulaque.

Mi padre, acertadamente, tildaba así a los ociosos. Pero no a cualquiera; era una especie de superlativo que me “hacía ver” al ocioso.

He buscado la palabra en un diccionario en Internet y lo que encontré fue esto:

“El DRAE da de «badulaque» las siguientes acepciones: «1. m. Afeite compuesto de varios ingredientes, que se usaba en otro tiempo. 2. m. ant. chanfaina (guisado de bofes o livianos). 3. com. coloq. Persona necia, inconsistente. U. t. c. adj. 4. com. Ec. Persona impuntual en el cumplimiento de sus compromisos». De estas acepciones sólo la 3.ª, «Persona necia, inconsistente», es de uso general. De ahí que es sólo esa la que dan otros diccionarios. El CLAVE Diccionario de uso del español actual, por ejemplo, registra: «badulaque: Tonto, necio, de poco juicio o de corto entendimiento: Es más badulaque que su padre, que ya es decir (…)». El Diccionario de uso del español de América y España VOX es aún más limitado: «badulaque: (…) Que es informal y poco juicioso». Por su parte, el Diccionario del español actual, de M. Seco, O. Andrés y G, Ramos, dice: «badulaque: Tonto o bobo. (…) Plinio, mientras examinaba aquellas fotografías recordaba de nuevo la historia del ‘señor de la Cámara’, como lo llamaba el badulaque aquel (G. Pavón) (…)». Y el Diccionario Anaya de la Lengua se limita a decir: «badulaque: Se aplica a la persona de poco juicio». Este diccionario, además, registra también el verbo «badulaquear», aunque sin definirlo.

En la práctica, el uso de «badulaque» para calificar a determinadas personas posee un valor esencialmente despectivo.

«Badulaque» aparece ya en el Tesoro de la Lengua Castellana o Española de don Sebastián de Cobarruvias (1611): «Guisado de carne menuda, dividida y cortada en pedaçuelos con el caldo o la menestra espesa (…)». Por su parte, el Diccionario de Autoridades (1726) recoge la definición de Cobarruvias, y agrega que «Metafóricamente y por alusión al guisado, que es de poca sustancia, se llama el que es medio bobo, de poca o ninguna actividad y maña, inútil y de ningún provecho».

El DRAE da «badulaque» como proveniente del mozárabe. Corominas le atribuye origen incierto, aunque admite la posibilidad del origen mozárabe.”

 

Muchas y hasta dispares acepciones, pero siempre despectivas. No conozco ningún ocioso constructivo, dicho sea de paso.

He conocido a algunos badulaques y siempre me parecieron unos ociosos perniciosos.