FLOTAR


raton-rana2 (1)

Eso es lo que el gobierno parece estar haciendo: trata de mantenerse a flote en un mar cada vez más embravecido, donde todo confluye para encrespar las aguas.

Dice buscar el diálogo y para demostrarlo cambia ministros. El descontento explota en diferentes sitios y llega tarde o aplica fuerza desorbitada. Avanza, retrocede, avanza, retrocede y queda una impresión de desconcierto que podría tomarse peligrosamente como desgobierno.

No parece estar nadando hacia la orilla y son manotazos, como si se ahogara, los que da. Reacciona al estímulo y a su vez, no sabe estimular.

Parchar el gabinete, precisamente es eso: poner curitas cuando la herida es grave.

Flotar suena a último recurso.