SOMBRAS


GATO SOMBRAS

El brillo del sol se hizo un poco más tenue y las luces de la noche no eran tan visibles. Todo parecía estar envuelto en un velo que amortiguaba los colores, hacía engañosas las distancias y difuminaba los contornos de las cosas.

Las esquinas empezaron a llenarse de sombras que avanzaban y fueron inundando la habitación en la que pasaba los días y las noches que solo distinguiría porque le entraba sueño.

De a pocos, la oscuridad fue inundando su vida y casi sin sentirlo, también llenó su mente.

Entonces, con los ojos inútiles fijos, pareciendo que mirara a la ventana que se abría a la nada, una chispa de luz se hizo en su mente y supo que así era estar muerto. Se apagó esa última luz y cayó en el vacío, sin sentirlo.

Anuncio publicitario