HAY HUMO EN TUS OJOS («Smoke gets in your eyes»)


HUMO

Parece haber tanto humo, que dificulta la visión, hace lagrimear y provoca confusiones. De pronto el título de la canción de los Platters es una realidad que lo invade todo, avivada por el aire de soplidos interesados.

“Maniobras de distracción” que le llaman también y que cumplen con mantener entretenidos a todos.

Se tejen conspiraciones de café, se apuesta por algo como si fuera timba, se murmura, se cita a “fuentes bien informadas”, se repite lo escuchado en los medios sin darse cuenta de las contradicciones, se especula. Todo en medio de esta nube que se renueva a cada rato y que no deja ver.

El problema es que unos echan la culpa a los otros y los otros a unos. El ambiente está tan enrarecido que un foco titilante es un ovni y una frase soez una declaración de guerra. Lo que no es cierto es verdad y viceversa. Lo blanco se hace negro pero como no se lo distingue claramente, podría ser azul.

Así estamos y en medio de esta humareda-niebla caminamos en círculos y chocamos, caemos y nos pisan los que andan tan desorientados como nosotros y en medio de la nubosidad malsana no sabemos quién fue.

¡Cómo se extraña que haya un poco de aire fresco para ver claramente el horizonte!