LAS RAYAS DEL TIGRE


TIGRE DE BENGALA

Dicen que una raya más no le hace nada al tigre, pero en mi país, al de la confianza y la credibilidad lo han vuelto totalmente negro; una pantera, que se desliza silenciosa y se mimetiza con la noche oscura. No se le ve por ninguna parte.

La base del intercambio social es la confianza y

Se confía en la honorabilidad de las instituciones y las personas. Cuando la honorabilidad no parece existir o ser nada importante, se desconfía. En el Perú estamos aprendiendo, tristemente, a no confiar en nadie a la vista de una ristra de sucesos que lo  dicen todo sobre la honorabilidad de instituciones y gente.

Espulgar y nombrar cada caso requeriría un espacio y un tiempo de los que que carezco: espacio, porque unas líneas en el blog no alcanzan y tiempo, porque se acabará mi vida aún antes de llegar a enumerar las rayas que convierten a este tigre de la honorabilidad y la confianza, en algo que resulta oscuro, mimetizable, inasible, huidizo, inencontrable.

Los títulos profesionales se consiguen baratos, los terrenos se roban con la complicidad de funcionarios, algunos jueces “arreglan” sus juicios,  la mayoría de los políticos se sienten impunes, se miente con descaro y se admite robar “poco” con franqueza. La lista sigue y sigue. Ojalá un día termine y egresen la honestidad y la confianza. Que el tigre sea tigre y no oscura pantera.