LOS LEONES IMPOLUTOS


LEONES

Los leones están libres de polvo y paja. Una porque “no ha lugar” a la acusación y el otro por prescripción de sus temas.

No importan los ríos de tinta que hayan corrido por sus causas, por las contradicciones, por las idas y vueltas. No son culpables de nada, porque el tiempo pasó en un caso y no se halló falta alguna en el otro.

Ambos se acogen a un manto que aunque esté remendado  y con algún agujero indiscreto, les asegura reparar una respetabilidad que fue puesta en duda por la gente.

De nuevo y acomodarse” para bailar el vals; para seguir bailando en esta fiesta que no se acaba nunca y que ni las quejas de los vecinos, ni la presencia del serenazgo han podido acallar.

Los leones de fiesta, porque “al mejor cazador se le va la paloma” y algunos cazadores se disparan al pie.