Robert Ballard, el hombre que encontró el Titanic, y mucho más…


Ciencia Histórica

El 1 de septiembre de 1985, las cámaras del vehículo submarino Argo captaron lo que parecían ser restos de un navío. Poco después, en las pantallas de ordenador seis mil metros por encima, en la superficie, el diseñador del ingenio sumergible distinguía lo que parecía ser una caldera y, unos minutos más tarde, el casco del más famoso de los navíos que jamás haya surcado los mares, aunque hubiese sido sólo durante cuatro días: el Titanic. Setenta y tres años después de su hundimiento, ojos humanos se posaban sobre su lastimada estructura, rota en dos partes y rodeada de casquería, un triunfo para los promotores del estudio de las profundidades oceánicas y en especial para el Dr. Robert Ballard, investigador de la Marina de los Estados Unidos, creador de Argo y director de la expedición. El éxito del Titanic significó para Ballard no sólo el reconocimiento internacional, sino la continuación…

Ver la entrada original 856 palabras más