LA MEMORIA EN LA LUNA


LUNA

Estar en la luna, o estar en Babia, es estar despistado, lejano, abstraído o desconcentrado (a pesar que Babia está en el territorio de León, en las montañas, en España, bien localizable, pero de seguro representando un punto que está lejano, perdido… ¡vaya uno a saber!).

El hombre pisó la Luna, puso una bandera, recorrió un poquito del terreno selenita, trajo a la Tierra piedritas y escudriña al satélite desde que se dio cuenta que la noche cuenta con una lámpara.

Ahora, la noticia nos dice que por la suma de 90 dólares se podrá enviar una memoria digital y enterrarla (¿enlunarla?) en una “capsula de tiempo”. Claro que hay que donar para que el proyecto Lunar Mission One se materialice. El proyecto costaría 1,000 millones de dólares y quiere recaudar un millón de dólares en un mes. Es decir que si eres donante, tienes la oportunidad por un extra de nada (de acuerdo a tu donación) de enviar un chip con lo que quieras a la Luna, para que alguien, hipotéticamente, lo “desenlune” en un futuro que puede tener muchos ceros detrás y se entere de cosas importantes (o que consideren importantes los que puedan y quieran donar y paguen los 90 dólares) que pueden ir desde la famosa cadena de ácido desoxirribonucleico (ADN) hasta alguna canción “con contenido”. O tal vez suceda también que envíen sus memorias personales en un supremo acto de trascendencia cósmica.

El tema es que probablemente la Luna sea depositaria (hasta que los encuentren) de temas que pueden ser retazos de la memoria de un grupito de habitantes del Planeta Azul.

La Lunar Mission One lo que busca es saber y lo de la memoria en el hueco no es sino una manera de incentivar a los donantes. Es, por lo que dice la noticia, una misión científica que trata de probar la teoría que la Luna es producto de una violenta colisión entre la Tierra y un cuerpo celeste del tamaño de Marte, 4,000 millones de años atrás y que 500 millones de años después, los deshechos se aglomeraron y formaron la Luna.

Bueno,  la luna que puede ser de miel o de queso, podría ser en un futuro el lugar donde cierta memoria repose. Es solo cosa de 1,000 millones de dólares, decisión, curiosidad y buena voluntad.

Digo yo, ¿lograrán hacerlo?; si lo consiguen, ojalá que sea antes que la Tierra se apague para que así haya unas memorias póstumas de los que un día se creyeron dioses.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Un comentario sobre “LA MEMORIA EN LA LUNA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s