La yegua


SENDERO BLOG

yeguaLa yegua tenìa asma y sudaba copiosamente. Estaba encharcado de mis corvas y la silla se movia de un lado a otro. Transitàbamos pegados a la montaña y a veces frunciendo la mirada olìa el desfiladero. Al pasar sobre una peña, la silla resbalo: mi cabeza abajo y los pies mirando el cielo.

-¡No se mueva! ¡no se mueva! ¡Aguante, aguante…! ¡Ya vamos! ¡Agarra la pinche yegua! ¡Cuida que no resbale! ¡Putas madres! Si nos quedamos sin médico: ¡Quién chingaos nos va a curar ey …ey… tú pendejo, amárrale las patas al doctor, qué no se vaya a caer, porque el pinche pueblo se queda sin matasanos. ¡Y todavía no lo probamos! ¡ Tánto trabajo que nos costó convencerlo!

Dále un vaso de caña para el susto,  y otro para que le vuelva la sangre…
No se preocupe doctor: ya verá que en el camino y en la vida,
siempre…

Ver la entrada original 5 palabras más

Anuncio publicitario

LA IDEA


IDEA

Para este post, quisiera completar y calificarla: la IDEA FIJA.

La idea fija es aquella que se convierte en tema de nuestras conversaciones, porque siempre encontramos el modo de hablar de ella; es una verdadera manía, una especie de monotema que opaca o desaparece todo lo demás. Si alguien comenta algo, encontramos la manera de ligarlo con nuestra idea fija. No parecemos cuenta, pero es nuestra única preocupación; las ideas fijas pueden ser de muchas clases pero elegimos (o nos elije ella) una sola.

Está el que solo habla de una enfermedad que tiene (imaginaria o real) y siempre la presenta como la más terrible, la más acosadora y para la cual no parece existir una cura aunque haya sido consultada a innumerables médicos, dependientes de farmacias, comentada con taxistas y amigos (los que aún no están avisados del asunto). La hipocondriasis afecta a miles de personas, pero no es que sea lo único que existe.

Conforme se envejece, las ideas fijas suelen aparecer y sin ser especialista creo que se producen porque “de algo hay que preocuparse”, como dicen.

Pienso que la solución es tener muchas ideas, para que ninguna se enquiste. La solución es mantener la mente activa y así como a veces nos preocupamos de la dieta para sentirnos bien y vernos mejor, sería bueno que nos ocupáramos de nuestro cerebro y mantenerlo en forma aunque pasen los años.