¿BURLA?… ¡PERDÓN!, BURGA.


DEDO MEDIO

¿Burga se burla?: parece que sí.

En lo que es a todas luces un acto de la “Ley del Tornillo”, el señor, según las evidencias, ha manipulado hábilmente lo manipulable y lo que no tenía aspecto de serlo, para conseguir seguir al frente (espuriamente) de una Federación que da magros resultados para todos y que a él le da, según informaciones, jugosos dividendos.

No soy un apasionado del fútbol, ni tampoco hincha acérrimo de algún equipo. Solamente me puedo calificar de ocasional espectador televisivo del “deporte rey” y de ciudadano común, al que no le gusta que se rían de él.

Lo que ha sucedido está levantando más polvo que partido de domingo en cancha de tierra. Tengo la ligera impresión que el país futboleramente hinchístico no quiere a Burga por aquí y mi impresión se amplía de manera tremenda cuando veo en los medios lo que se dice: lo leo, escucho y veo.

O el señor Manuel Burga es sordo y ciego, tiene una coraza de Kevlar, es Superpoderoso o algo, que ahora resulta común en el Perú, es lo que está pasando.

No sé cuál sea el final, pero esto quiere decir que en verdad estamos hasta las cangallas y que no lo arregla ni macuito, el “chapulín”, o el inspector ardilla.  Es terrible, pero me parece que el “entornilladísimo” piensa que estas… “¡son cosas del fútbol!”

Anuncio publicitario