LA ISLA DE ROBINSON


ISLA

Esto no tiene nada que ver con la magnífica novela de Arturo Uslar Pietri (1981), sino con la “política” local.

Resulta que en el congreso se ha archivado un tema que involucraba a un ex presidente de ese disminuido organismo (reducido a corpúsculo) y a la jefa de gabinete de asesoramiento técnico del parlamento, nombrada por él mismo.

Documentos con la relación de curiosos viajes conjuntos a diversos eventos, pagados con fondos públicos y alguna fotografía “decidora” de los dos, que el semanario “Hildebrandt en sus trece” publicó (15 de agosto), no son prueba ninguna para la comisión de ética que ha decidido encarpetar el asunto y dar la callada por respuesta: ¡punto a favor!  Así los otorongos suman una mancha adicional sobre la piel y siguen tan campantes. Han preferido no sacudir la alfombra para que no haga polvo, porque es mucho el polvo que tiene esa alfombra.

Alguien diría que al congreso se le han prendido todos, pero lo que resulta triste es que sus integrantes, no todos, por supuesto, o son bobos o es que nos creen ídem. Están seguros que no pasará nada porque son un poder, porque unos a otros se protegen; porque el otorongo no se come a un congénere. Mientras tanto en su Isla viajera, Robinson ríe.

HAY UN CIERTO OLOR…


CLIP EN NARIZ

Lima se ha despertado y en apariencia nada cambió; sin embargo hay un cierto olor en el aire. Olor común, que es un mal olor.

Tenemos para cuatro años por delante y el olor, que lo impregna todo, es tremendo, pero puede ser que nos acostumbremos: los que viven en medio de la basura, con el tiempo la ignoran. Y lo terrible es eso, que se acepte que las cosas vienen así y peor, que se haya elegido el que así sea.

Ha amanecido como siempre pero hay muchos que sonríen y se frotan las manos porque saben a ciencia cierta que lo que nacía y era una amenaza para ellos, sus estilos de vida y su “futuro” se lo lleva la corriente del “no te preocupes”.

La corriente de aguas servidas que dejará al bajar restos de lo que esas aguas llevan.

La Lima que pudo ser,  ya no será.

Seguirán asesinando las combis asesinas y lo que pudo ser amabilidad, “permiso”  y “por favor” dejará paso a una risita cachacienta que significa que nada de eso será:” ¿vieron?”. Nada de nada, en realidad.

Ayer, el sol por solidaridad, salió con timidez y creo que vergüenza, porque  Lima tendrá la misma lluvia de siempre: pequeña y persistente. Esa lluvia que no lava las cosas sino que ensucia todo.

En Lima los gallinazos regresan; gallinazos que vuelven porque hay promesa de carroña.

Llegan a esta Lima que pudo ser y no será.

 

 

AGUJERO NEGRO: LA ATRACCIÓN FATAL


agujero-negro

Dicen que los agujeros negros atraen irresistiblemente a la materia, que se precipita por ellos y quién sabe adónde va: desaparece.

En esta elección muchos votantes en Lima son la materia que cierto candidato absorbe. Materia que no sabe a dónde va. Y si lo sabe no le importa.

Es la atracción  fatal que este buen porcentaje de votantes siente por una opción que conduciría a una dimensión lamentablemente conocida.

Así estamos: en un borde peligrosísimo, con una fuerza que atrae hacia lo oscuro y una multitud que detrás, irracional, empuja.

Dicen que los agujeros negros son lo más voraz de todo el universo.

 

HIENAS


HIENA

Seguramente creyeron que era un juego y lo mataron.

Seguramente creyeron que estaban sometiéndolo a “pruebas máximas”  y lo mataron.

Segura mente “solo querían divertirse”  y lo mataron.

Seguramente creían que los golpes que le daban no dolían y lo torturaron hasta matarlo.

Seguramente estaban acostumbrados a que sus víctimas no dijeran nada y este tampoco lo hizo: porque lo mataron.

Al sargento EP Luis Esteban Ching Bardales, lo golpearon y asfixiaron hasta matarlo.

No fue un sanguinario enemigo ni un artero delincuente. Fueron por lo menos 7 compañeros de armas.

Han detenido a un teniente, pero nadie va a devolver a la vida a un joven de 22 años que estaba sirviendo a su país cuando unas hienas lo asesinaron.

La risa o un remedo de ella, es el grito de guerra de las hienas. Las hienas son cobardes y suelen preferir la  carroña, pero a veces, cuando están en manada atacan hasta matar.

Han matado a un hombre y seguramente reían mientras lo golpeaban y ahogaban.

Son hienas que visten de uniforme.

 

LA “HORA DE LOS LOROS” PARA LOS LEONES


LORO

Por las informaciones, parece haber sonado la llamada “hora de los loros” para dos congresistas que tienen el mismo apellido: León.

No creo que sean parientes, pero comparten el ser uno de los “centros” de este maremágnum de denuncias, contra denuncias, justificaciones, desmentidos, declaraciones acaloradas, declaraciones dubitativas, “a mí que me investiguen” y tanto más que inunda todo.

Vivimos revolcáos en un merengue y en el mismo lodo todo manoseao…” dice el tango “Cambalache”.

Lo real es que para donde uno mira, las sospechas de corrupción aparecen, tanto que vivimos en una insoportable “sociedad de la sospecha” donde no se puede confiar en nadie y si alguien te da la mano para saludarte, cuentas luego tus dedos a ver si no se ha quedado con alguno.

Unos candidatos a la alcaldía niegan robar, mientras otros dicen que eso no importa porque “hacen obra”. El tema del robo es recurrente y el que no consigue algo ilícitamente, es visto como un  bobo.

Si seguimos así, podríamos aspirar, creo, a figurar en el libro de records  Guinness, como el país con el lago navegable más alto del mundo y el mar de mierda más espeso y extenso del planeta.