¡AGÁCHATE, QUE AHÍ VIENE LA BALA!


BILL BALA

En realidad, nada por qué preocuparse si no se es delincuente. No lo buscan a uno los sicarios y la moto no es un vehículo que llame a pesadillas.

La población que no tiene prontuario ni ingresos a una comisaría debe estar tranquila porque la cosa no es con ella. Es asunto de delincuentes, pandillas y de asesinos-niños.

Es un tema de “profilaxis social”: se matan entre ellos y se limpia la cancha. A los que quedan se los encarcela y pensarán que mejor se hubieran muerto.

La inseguridad no existe: es una palabra a la que si el prefijo “in” se le coloca detrás, tendremos una “seguridad in”. Es un tema gramático.

Gramático, “político”, esperpéntico, patético, psicótico: el tema es problemático.

Tanto, que las declaraciones no amilanan, los resultados que se difunden por aire, tierra y mar a toda hora no convencen ni asustan.

Eso sí: en cada intervención es importante enseñar los zapatos, para que vean todos que están sucios por el diario combate.

A ver si los que no son “profilaxeados” se asustan con la bulla y dejan de fregar, porque hay cámaras, micrófonos, luces, máquinas fotográficas, grabadoras y flashes: es que hay que declarar.

El tema es problemático, díganme: ¿un ¡carajo! y se arregla la cosa?

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

4 comentarios en “¡AGÁCHATE, QUE AHÍ VIENE LA BALA!”

  1. Y LOS DEMAS QUE NO SON DELICUENTES Y QUE ESTAN EXPUESTOS PORQUE SE DEFIENDEN DE LOS DELICUENTES QUE LES QUIEREN ROBAR, POR EJEMPLO SUS PROPIEDADES?. NO ENTIENDO COMO NO SE LES OCURRE PROHIBIR QUE DOS PERSONAS ESTEN MONTADAS EN UNA MOTO. CUANDO ENCUENTREN A DOS EN UNA MOTO LOS INDIVIDUALIZAS COMO POSIBLES DELICUENTES

  2. El Subsecretario del Ministerio del Interior dijo algo semejante a tus palabras…Que si eras un hombre de familia y no te metías en la droga, nada te pasaría…
    Hoy dan tres ejemplos menores, para que se vea a donde nos están llevando…Asaltaron en el mejor de los shoping a una joyería en horas de la tarde, con toda la vigilancia que hay, ataron a las dos empleadas, abrieron la caja fuerte y se llevaron lo que les dió la real gana…Siguen los niños tirando piedras en la entrada a la ciudad, lastimando ésta vez en el cuello a una pasajera, dos niños uno de túnica y moña asaltan una farmacia y roban la recaudación del día.
    Creo que como a tí, hay declariones que me subleban.
    Espléndido tu artículo..
    Un abrazo y hasta pronto.

    1. ¡Gracias siempre por leer y comentar!
      El ministro del interior (Urresti) me parece que es el protagonista de las “URRESTIADAS”. No será literatura de Esquilo, pero creo que pasará a la historia por sus palabras: desafotunadas declaraciones casi diarias, que escuchan infortunados ciudadanos. Como las Orestiadas, sus historias tienen mucha sangre y enredos, pero son más pedestres: un delincuente común moderno no es un héroe mitológico. Y él no es Esquilo.
      Beso 🙂 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s