“GALLINA QUE COME HUEVO, AUNQUE LE QUEMEN EL PICO”


PAPEL HIGIÉNICO- GALLINA

Para algunos de quienes vivimos las dos alcaldías anteriores en Lima del que seguramente repetirá el plato, su estilo no trae nada nuevo: cemento (“obras”), silencio y “gerencia pragmática”. Todo esto lo vivimos ya con las consecuencias que se conocen. Sin embargo, lo más posible es que sea elegido nuevamente por una mayoría que prefiere el cemento a las ideas, la gerencia pragmática que trae ganancias colaterales y sobre estas últimas, el silencio.

Es como si se prefiriera comer a ser libre. Lo urgente y visible, importa más que lo necesario.

La vieja práctica de sembrar cemento y ladrillos para hacer “obra” duradera y físicamente comprobable, volverá: lo ha dicho en su campaña insistentemente, mientras el tránsito seguirá siendo un caos creciente y las nubes encubridoras taparán a un logotipo solar. Vuelve la cacofonía cuando empezaba la música.

De pronto estoy errado y me equivoco, pero dos períodos con similares resultados y la perspectiva de uno tercero, confirman el viejo dicho: “Gallina que come huevo, aunque le quemen el pico”.  Dios nos coja confesados.