LA FERIA DE LAS VANIDADES


??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

No me refiero a la novela de Thackeray (cuyo título se completa premonitoriamente para nosotros, eso sí, como: “Una novela sin héroe”), sino que el título este tiene que ver con las inminentes elecciones para alcalde de Lima; no pongo “alcaldesa” también, porque además de parecerme un poquito huachafo, hay una discusión sobre si el término existe y debe usarse o no.

Estamos en medio de algo que va mostrando a diversos personajes que proclaman su “vocación de servicio”, cuidando de enseñar lo que ellos consideran son sus mejores ángulos. Unos hablan mal de otros, que a su vez, hablan mal de los unos.

En un post anterior que se titulaba “Todos contra todos” trataba de graficar la situación. Esta, en verdad empeora conforme la fecha -¿fatídica?-  se acerca. Salen a relucir garras y colmillos y las sonrisas congeladas se convierten en muecas. Y el público asiste alelado a un espectáculo que tiene como pretexto la ciudad, cuando la realidad parece ser distinta.

Se pondera el cemento, se boicotean obras que recién nacen, todos dicen tener “la clave” para acabar con la inseguridad, se calla en cuatro idiomas y al final, desvestidos la mayoría de los aspirantes muestra un físico enteco que ni siquiera el photoshop arregla.

Eso sí: se sienten ganadores y por lo general demuestran ofrecer más de lo mismo (¡nada!) y en vez de soluciones prometen y prometen muchas cosas que ellos mismos saben que no van a cumplir.

Sin embargo se relamen si las encuestas les aumentan un punto  y al que comanda el grupo le pesa una denuncia que a la ciudadanía parece no importarle. Se baila, se canta, se chancea, se ofrece mercancía que brilla y espejitos; el ambiente –para ellos- es festivo. Hinchados como pavos proclaman humildades mientras miran a la ciudad como un botín. Feria de vanidades: fiesta de personajes de comedia o pasarela de clowns a los que el maquillaje se les corre.

¡Qué tremendo que el voto ciudadano valga un cono de palabras acarameladas, obras que son galletas o un plato de fideos con promesas…!