EXTRAÑAR


MANOS

Me escribe un amigo desde los Estados Unidos y cuenta que donde está hace ya frío y que en los días más gélidos, se acuerda de su Catacaos y como de niño, a la sombra de un algarrobo (y con el calorcito reinante) veía pasar la vida de sus paisanos, parsimoniosa y descomplicada.

Me dice que también extraña a veces el caos y la bulla de Lima, las reuniones en cafés con amigos sobre todo en un lugar donde salir a caminar significa escuchar como vuelan los pájaros y ver venados, mapaches y águilas, además de otras especies animales que le hacen pensar que en Lima ya estarían en alguna clase de parrillada o en un sanguchería del jirón de la Unión.

El Perú, visto a la distancia y extrañado, con dos componentes que se funden en un solo recuerdo: la tranquilidad imperturbable de una provincia calurosa y su gente que pasa por la vida parsimoniosamente y el bullicio de una Lima paranoide que ataranta y se redime en cafés y conversaciones con amigos.

Es cierto, es una visión reduccionista, pero real. El Perú como un blanco y negro, sin los grises que de seguro andan por ahí, pero se resumen en positivo y negativo.

El Perú recordado como la provincia tranquila y la Lima bullera. Dos visiones y un solo sentimiento: extrañar.

Extrañar las cosas pequeñas, las imágenes y los sonidos. Extrañar en medio de un silencio roto por el aleteo de los pájaros. Extrañar, porque aunque los años pasen, uno es un extraño en una tierra extraña, que está lejos de los algarrobos, del calor, de la plaza de un Catacaos que ve pasar la vida lenta y despreocupada. Lejos de las conversaciones y el café que amigan el bullicio limeño.

Estás lejos, Miguel y yo también los extraño a ti y a tu mujer. Me hacen falta esas conversaciones en las que intentábamos arreglar este mundo. Ahora tú ves ardillas y mapaches y yo miro a mi gata; pienso que nos caería bien un whisky o tal vez un café.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s