Por el camino


SENDERO BLOG

ancianosEl camino es una sábana de hojas ocres. La humedad se adosa en los árboles torcidos. Ella marcha firme y él arrastra las hojas secas.
—Cuando despierto imagino que me esperas en la cocina para preparar el desayuno. Recuerdo la vez que te dije que deseaba que fueses mi esposa.
—Disfruta la mañana, que eso fue hace mucho tiempo.
— Voy a la cocina, preparo dos desayunos, pensando que vas a llegar.
— Bien sabes que tú no eras para mí, ni yo para ti. Tú querías hacer realidad el sueño de tu madre y yo estaba lejos de ser eso.
— Nunca me gustó ser la mitad. O soy uno o soy cero y deseaba que camináramos como uno solo. Esposos ante la sociedad y ante Dios. Como lo fueron mis padres, mis abuelos.
— Tú deseabas una mujer que te siguiera. Yo tengo sangre nómada.
— Hubiese disfrutado…

Ver la entrada original 150 palabras más