LA “V”


V

Creo que al ahora locuaz mudo se le está convirtiendo en víctima y sabemos que los “pobrecitos”, los “débiles” y los “acosados” son siempre quienes se llevan las palmas (y  a veces los votos) del público.

Todo parece confluir en lo que impediría la participación en la carrera por el sillón edil que fuera de don Nicolás de Ribera, de un silente que ahora recupera el habla para acusar frenético de que hay una “mano negra” que lo quiere sacar de la carrera. La estrategia de auto-victimización sigue a la de la callada por respuesta: se está sirviendo en bandeja. Alguna propuesta descabellada (y un poco trasnochada) ha hecho y en vez de proponer enfrentar los problemas, ha escogido la arenga, “la portátil”, la marcha de protesta. Lo apoyan los que quieren que todo siga igual; los que durante ocho años medraron; a los que no les conviene el cambio, la limpieza y lo que se reconoce por correcto. “¡Déjenlo así nomás!” No importa ir en un micro que se cae a pedazos, “manejado” por un asesino con brevete vencido o sin brevete y record de papeletas de tránsito muy graves. No importan el caos ni la mugre. “¡Que todo siga igual!” Y las manos se frotan: la estrategia funciona. Basta ver quiénes son los que se “indignan” para saber por dónde va la cosa. ¡Milagro de san Comicio!: el mudo habla y grita…

La palabra “victoria” se escribe con “v” de víctima, por desgracia.

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s