Las margaritas


SENDERO blog

 margaritasEn un mercado persa encontré margaritas. El dependiente,  un anciano con barba entrecana y con anteojos que parecían de migajón,  me decía que las flores habían sido cultivadas en un invernadero que estaba rodeado de montañas,  y que en noches tibias se exponían a la luz de la luna.

Las margaritas son diminutas. Tienen un centro dorado y unos pétalos blancos. Éstos  nacen transparentes, después  palidecen y terminan en blanco sideral. El centro  es de un amarillo suave que recuerda la luz satelital.

Lo grandioso,  me decía el anciano,  que cuando uno se asoma al centro de ellas, tienen el prodigio de comunicarse.

Se quitó los lentes toscos  de migajón, movió las cejas hirsutas y  se metió dentro del ramo. Escuché con eco su voz:

— Hay una mujer que trota por las mañanas  y al llegar a su casa,  una perra nevada le ladra.  “Ojalá y me contaras…

Ver la entrada original 133 palabras más

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

2 comentarios en “Las margaritas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s