SIMPLEMENTE, NO QUIEREN.


COMBIS EN LIMA.

Parece que todo sigue igual…

Un número de transportistas se opone a la regulación del tránsito en la capital, al orden y a la lógica. Y lo que es más que increíble, es que hay alguna “autoridad” bastante cuestionada que los apoya y usuarios que no quieren caminar ni un poquito que aplauden. Así las cosas, se trata de bloquear calles y protestar, mejor si hay cámaras de tv. ¿Y el orden público, el público…?: ¡que se jodan!

Una parte de Lima está feliz con el caos y aprovecha para medrar con el desorden. Una parte de Lima quiere seguir deteniéndose a mitad de la cuadra, hacer carreras para ganar pasajeros, bajar en cualquier esquina, driblear a los vehículos como si fuera fútbol (los “Messi” del asfalto), viajar como sardinas enlatadas, soportar los insultos y desplantes de “cobradores” y  “choferes”: una parte de Lima, transportistas, usuarios y alguna “autoridad” dice que “así está bien”.

Hay una parte de Lima que maneja sin brevete, se ufana de tener papeletas añejas e impagas, sonríe cuando ve en los medios sus “hazañas” burlando policías y matando a la gente.

¡No dejan trabajar!” es el reclamo y “es que estoy trabajando…” la justificación. Una parte de Lima quiere seguir viviendo en la basura. Es terrible, pero es que esa parte, está por todas partes en Lima.