NO PIENSO LO MISMO…


OVEJA NEGRA

Y eso no me hace diferente, ni tampoco a ti o a nadie.

Somos dueños de nuestras creencias y si alguien piensa que estamos equivocados, tiene todo el derecho a disentir…, o a tratar de convencernos. Eso no le permite usar la fuerza, porque la fuerza bruta es la razón de los imbéciles.

No me parece tampoco que creer sea andar a ciegas y aceptar cualquier cosa que venga, porque eso se llama “la fe del carbonero” y no me parece una opción para el ser humano.

Respetar lo que crees, debe hacer que tú respetes lo que creo. Tendremos diferencia de opinión y tal vez argumentemos cada uno, para tratar de convencer al otro.

Vamos a exponer nuestras razones y si logramos convencer, bien y si es que agotamos todas las posibilidades y no logramos hacerlo, bien también. Hicimos el intento y el disentir no nos hace enemigos. Somos simplemente dos personas con diferencia de opinión. Por lo menos, yo lo entiendo así.